PRÓXIMA QUEDADA: 14 de Octubre, Bar el Pilar - Deva (Gijón)

lunes, 18 de septiembre de 2017

Lugar de la próxima corderada


      Dirección: Camino Ramón, 62 Longitud: 5.5832º Oeste Latitud: 43.50318º Norte.   Para dar con ello sin problemas también podéis pulsar en "Cómo llegar"


miércoles, 23 de agosto de 2017

¡QUÉ DIFÍCIL ES HABLAR EL ESPAÑOL!


Aunque no es lo que solemos publicar en este blog, siempre viene bien una dosis de buen humor. Dedicado a todos los hispanohablantes.


ENLACE A VIDEO

sábado, 5 de agosto de 2017

ECOS DE LA QUEDADA DE AGOSTO



La temporada del bonito del norte nos puso en bandeja la oportunidad de celebrar ayer, día 4 de agosto, una de las quedadas que personalmente más disfruté. El lugar, de nuevo, fue la casa de nuestro anfitrión, Inca Paz. Allí acudimos los incombustibles Jose Luis, Pilar, acompañada de Alejandra, Pepe, Chema, Pablo, Juan Carlos, Elena, Jose y yo misma.

Como casi todos sabéis, el hermoso túnido viaja mucho pero al igual que “la gente bien” de antes, elige el norte para veranear. Así que, si hace unos meses contaba yo las excelencias del oricio en otro post, en esta ocasión para quién no haya comido un bonito en temporada por estas tierras, le sugiero encarecidamente poner remedio a su mal a la mayor brevedad posible. Es un manjar.

La parrilla en esta ocasión fue preparada  por Juan Luis. El bonito rondaba los 4,5 Kg siendo Jose el encargado de prepararlo y aderezarlo a su personal criterio. Estaba riquísimo ¿verdad? El chico se llevó los aplausos del respetable.

Pero también llevamos carne para esa parrilla, igualmente tierna y sabrosa. Y la huerta de Jose Luis “El Peli” nos proporcionó unos tomatitos cherry y unos pimientos del padrón que “non picaban, non” y que estaban riquísimos pasados por esa parrilla güena. Mencionar igualmente un par de ensaladas y un pedazo melón de no sé si… ¿ocho kilos?, que Pablo añadió a la bacanal para todos. Hubo mucho vino y licor y orujo.  Pero abrir las botellas fue cosa curiosa. No sé qué artilugio endemoniado había por allí, pero dejaba todos los corchos dentro de las botellas, un misterio sin resolver. La tarta...ejem ejem, sobre lo de la tarta mejor que escriban  Elena y Juan porque a mi me da la risa. Una llamada telefónica los puso en alerta máxima y acudieron al evento “in extremis” (pensaban que la quedada era de sábado y ya salían de casa dispuestos a disfrutar de la música y el colorido de un desfile de gaiteros  bretones, gallegos, ingleses y cómo no, asturianos haciendo patria).

Pues como de la panza sale la danza o eso dicen algunos, lo siguiente a la cena fue un desparrame musical “a todo alcanfor” que empezó al aire libre en la terraza donde habíamos cenado y terminó en el interior de la casa, debido a un orbayu traidor. ¡Ay, amiguinos, quién dijo miedo! Despliegue habitual de músicas andinas, quenas, bombos, guitarra, charango, sikus…Los temas, los de siempre, los que nos gustan o nos acordamos. Cansa el Inca de darle a la guitarra, porque es un no parar. Pero muere matando. El compresor, nuestro Pepe, a quién ya echábamos de menos, a lo suyo, soplando esos tubos gigantes como si tal cosa. El cabruñador por excelencia, señor Valle, incombustible y muy feliz. Un Juan Carlos enorme pero humilde porque le da la gana con esa magistral forma de tocar. Elena cantando, las nubes se levantan. El Peli con su siku y su charango. Chema con ese arsenal del que siempre me aprovecho, pero esta vez portaba también un bombo precioso, pequeño, de una sonoridad increíble. Pablo, otro incombustible a la quena con repertorio para rato. 
Gracias a todos y nos vemos en la próxima.

miércoles, 19 de julio de 2017

Ecos de la quedada de julio de 2017

Celebrose el sábado, día 15, la quedada correspondiente al mes de julio.

Como novedad, que esta vez teníamos deberes. Habíamos quedado en mirar un tema de Los Incas, el que lleva por título "Chunguinada". Y a ponernos de acuerdo en tonos, tiempos y vueltas dedicamos buena parte del tiempo antes de la cena. Esta vez contamos con la presencia de José Luis Sésar (el Peque)

Cena que consistió en los platillos habituales: Gambas al ajillo, mejillones al vapor y a la marinera, pollo al ajillo y tortilla CON cebolla (y un poco demasiado jugosa) No estaba nada mal, y de ellos dio fe Carmen, que superó su aversión a la cebolla en la tortilla.

El apartado musical, después de la cena, contó con los habituales clásicos (ese maravilloso "potpourrí" de temas paraguayos que Juan Carlos interpreta como nadie), la interpretación un poco más en serio del citado tema "Chunguinada" (quedó bastante aparente) y alguna que otra cosilla nueva (aunque proveniente del tiempo'e Ñaupa, como dicen los argentinos)

Y poco más. A la espera de alguna perspectiva cónica que mejore un poco estos comentarios, aquí se termina la reseña

domingo, 11 de junio de 2017

Ecos de la quedada de junio

lunes, 15 de mayo de 2017

Ecos de la quedada de mayo de 2017

Se celebró el sábado, día 13, la quedada correspondiente al mes de mayo de 2017.

Antes de la cena hubo algunos leves escarceos musicales que disminuyeron a medida que nos íbamos sentando.

La cena... con algunas novedades: Langostinos al ajillo (los mejillones están, al parecer, desovando) Navajas...voy a explayarme, ya que la culpa del pequeño desastre fue mía: Es frecuente que en los restaurantes pasen mucho de punto las navajas, de forma que quedan entre duras y correosas. De ahí que se me ocurriera la brillante idea de pedir al menos una de las raciones poco hecha. Como esto del poco y mucho son términos relativos, las navajas (al menos una de las raciones) vinieron demasiado poco hechas, a juicio de varios de los comensales. Lamentándolo mucho, tuve que hacer el esfuerzo de comérmelas yo... ¡Qué cosas!

Por otro lado, en medio de una fuerte polémica entre los partidarios del "sin" y los del "con", al final terminamos pidiendo dos tortillas; una SIN cebolla (Partidarias: Carmen y Pilar) y la otra CON cebolla (Partidarios: El resto del mundo). Ambas tortillas terminaron desapareciendo en nuestras fauces inmisericordes.
Quedaron para el final unos excelentes chipirones a la plancha (idea de "Peli", que los pidió en esta elaboración)
Todo ello regado con sidra, cerveza con limón y el aceptable BASAGOITI que vino, como otras veces, a reemplazar al habitual CHITÓN.

A los postres esperaba una pequeña decepción: No había tarta de nuez, la preferida por la mayoría de los comensales. Salimos del paso con una preparación con tartas de almendra y avellana, que no estuvo mal.

Empezaba la movidilla musical cuando vemos que nuestro "Peli" entró, demudada la color, diciendo que había cerrado el coche.... con las llaves dentro. Por más que intentaron convencerlo, por la razón y la fuerza, el vehículo, como buen alemán se mantuvo tozudo sin dar su brazo a torcer y demostrando lo difícil que es abrir uno de estos coches de la estrellita de tres puntas. Por lo que sabemos, al día siguiente hubo más suerte y se pudo abrir.

En cuanto a la música... bueno... contábamos con Juan Quena (acompañado de Elena) y esto es garantía de escuchar esos temas que sólo él puede interpretar mejor que el mismísimo Facio Santillán, en especial los preciosistas temas de la música paraguaya.
En el nivel de los mortales, hicimos un poco de todo, guiados por ese "juke box" que es Pablo Gonzalvo, secundado por Juan Luis.

También tuvimos el placer de contar con la presencia de Chema, que complementó a THC en sikus y bombo en muchos temas andinos.

A eso de las dos.... cada mochuelo a su olivo


miércoles, 10 de mayo de 2017

LES LUTHIERS, PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS


Premio a la Comunicación y Humanidades. ¡Si, señor! 


Magnífica noticia. Enhorabuena al jurado por su buen gusto.
Enhorabuena a los premiados. ¡Genios del humor!

 AQUÍ VIDEO DEL DIARIO "EL PAÍS"
 CARTA MAL LEÍDA

lunes, 10 de abril de 2017

Ecos de la quedada de Abril de 2017

Se celebró el sábado, día 8, la quedada correspondiente al mes de abril de 2017.
El marco incomparable que nos acogió esta vez fue la "casita" de Juan Luis, enclavada en el lugar conocido como Poyana (no quiero chistes). 
La casa, una cocada y el entorno, una maravilla.
Pero... ¡Ay de nosotros para llegar!!! Menudo lío. Varios de nosotros nos perdimos y alguno... alguno terminó parando cerca de Villabona 😥 (fui yo) Hay que reconocer que la ubicación del sitio derrotó a casi todos los navegadores con los que nos sentíamos tan sobraditos...

La verdad es que, una vez encontrado el recóndito sitio estuvimos encantados y lo pasamos de maravilla.
En esta ocasión, las viandas y los líquidos fueron aportados por los asistentes. Así por encima, y sin ánimo de ser exhaustivos, podríamos mencionar:
- Una inmensa tabla de embutidos ibéricos variados, a cual mejor.
- Ensaladas elaboradas por nuestro chef THC
- Empanadas de cecina y queso, y otra de picadillo, excelentes
- Un par de tortillas elaboradas por el anfitrión, que perjuraba que eran las primeras que hacía (pero no se lo creímos, porque estaban de cine)
- Y unas increíbles tartas de la acreditada confitería de Salvador, en Gijón, que hicieron las delicias de los presentes, en especial, de las encantadoras niñas de Belén y Pepe.
Todo ello regado con vinos y sidras y similares.
Así que nos pegamos una "fartura" de las que hacen época.

En el apartado musical, más o menos la línea habitual, si bien Pablo sacó de su magín nuevas piezas que añadir a su ya dilatado repertorio y nuevas estrofas que añadir a la singular "Chacarera de las piernas"

Y con quenas, zampoñas, guitarras, charangos y bombos se nos fue pasando la tarde hasta la caída del sol, que nos fuimos pirando poquito a poco.



domingo, 12 de marzo de 2017

ECOS DE LA QUEDADA DE MARZO DE 2017


Queridos lectores, celebrose la quedada correspondiente al mes de marzo.

Ni la ausencia del núcleo duro de este ayllu, ni la climatología adversa, ni nada ni nadie han podido doblegar al Frente Andino de Liberación. ¡Yeah!

¡Qué pocos éramos pero qué bien lo pasamos! Llegamos a eso de las nueve Jose y yo, como los abnegados camilleros de Sturmtruppen, llevando una cantidad de trastos inversamente proporcional a los efectivos que finalmente íbamos a reunirnos: bombo, quenas, quenachos, sikus, guitarra, charango…¿para qué tanto?, preguntaréis ¿locos? Ni idea, pero cuando todo se pone en contra, nos da por reirnos hasta del mismo diablo.

Poco después llegaron Pilar y Jose Luis “El Peli”, como siempre, de humor excelente y buena conversación. Este último portaba un siku de la firma Zapata, que despertó recuerdos entrañables durante la cena tanto a Jose como a Chema. Jose parecía que se había reencontrado con un viejo amigo, mientras Chema nos contaba que ese siku lleva grabada una imagen preincaica, algo así como un “logo” que pretendía ser imagen de un incipiente grupo de música andina que se gestaba en el sótano del local de El Peli y que, por distintos motivos, no llegó a ver la luz. Estamos hablando de los años ochenta.

A eso de las diez y media nos dispusimos a cenar. En este apartado y de manera unánime, felicitamos a La Posada Blanca por la calidad de su servicio, por ser tan amables, por hacernos felices con esa comida maravillosa que el bueno de Jose siempre nos sirve con una profesionalidad inmejorable y una sonrisa de oreja a oreja. Ole, ole y ole.
Empezamos a cenar pidiendo un par de raciones de mejillones al vapor made in Costa da Morte. Tremendos, en su punto, como siempre.
Seguimos con unas gambas al ajillo, hermosas como ellas solas y riquísimas también. Para beber nos pareció buena idea pedir una jarra grande de cerveza con limón aunque yo creo que ese recipiente pierde por algún sitio. A los cinco minutos allí no había líquido alguno. Tuvimos que repetir.
Pero amigos, lo que personalmente me encantó y nos dimos el gustazo de comer abundantemente fueron unos oricios que estaban de morir. Llenos, de tamaño adecuado y sabor incomparable. Julio Camba en su libro “La casa de Lúculo o el arte de comer” escribíó: “No hay marisco que sintetice el mar de un modo tan perfecto como el erizo: al primero que uno se toma, la boca no se le hace simplemente agua, se le hace agua de mar, con todos los olores y sabores marinos”. Creo que no se puede expresar de mejor forma lo que sucede al comer este manjar de dioses.



¿Postres? ¡Qué cosas me preguntas! Tarta de nuez o de almendras. Chupitos y gin tonic.

Bueno, bueno bueno…¿visteis el partido del Barça contra PSG? Pues eso fue lo que sucedió en el apartado musical.
Yo, insensata, me subí al autobús con guitarra y charango sin saber muy bien por qué, sobre todo el charango. Pero pensé..¿y si lo toca El Peli? ¿eh? hala, me lo llevo. Chema se llevó su siku y toda esa batería de pulseras y maracas que conocéis. Y así empezamos por lo que a todos les pareció más sencillo para mi: huaynos. ¡Hay que ver lo que hace la necesidad! Me puse a arpegiar como pude y allí mismo, excelentemente acompañada, se cometió el primer asesinato de la noche. No contentos con eso, después de haber probado la primera sangre, no pudimos contenernos y le dimos a unos cuantos temas más. ¡Qué escándalo! ¡Delante de todo el mundo! Pues si, queridos, querer es poder. O algo.
Y así íbamos haciendo las cosas cuando, sorpresivamente (en realidad avisados de nuestras reuniones mensuales por Jose, el camarero), se sumaron a la masacre tres personas más: Paz, Tomás y Marino. Parece ser que los dos chicos saben un montón de música, tocan algunos instrumentos aunque creo que ninguno andino. Pero Tomás traía su guitarra. Y también un charango, comprado en su último viaje a Paraguay y quizás con la idea de enseñárselo a Inca Paz y charlar un poco con él. Así que se sumaron al lío y eso hizo que nuestras fuerzas aumentaran. Pilar, Paz y yo misma cantamos todo lo que se nos puso por delante. Hasta Chabuca Granda hizo su aparición con dos temas legendarios y hermosísimos como son “La flor de la canela” y “Fina estampa”. Chema le dio al bombo y al siku, Jose a todo lo que se movía y El Peli al siku y al charango.
El partido acabó 6-1 y eso que el Sr. Pedrerol nos había enterrado tres minutos antes del minuto noventa. Infeliz. No sabe con quién trata.
Inca Paz apareció brevemente en el WhatsApp para saludarnos y así pude enviarle su ración de huesos de San Expedito, que tan amablemente nos regalan en La Posada.
Nos fuimos de allí pasadas las dos y cuarto de la mañana, con la satisfacción del deber incumplido.
Os echamos mucho de menos.

jueves, 23 de febrero de 2017

domingo, 12 de febrero de 2017

Ecos de la quedada de febrero de 2017

Se celebró el sábado, día 11, la quedada correspondiente al mes de febrero de 2017

Antes de la cena hubo poca actividad musical, así que pasamos rápidamente al relato del ágape.

Nuestro amigo Jose nos recomendó los mejillones, recién llegados de la gallega "Costa da Morte" y a fe que la recomendación era justa. Frescos, riquísimos y excelentemente cocidos en su punto. Se le olvidó ponernos la vinagreta, pero no parece que nadie la haya echado de menos.
El pollo al ajillo, jugoso y crujiente, los chipirones y las siempre estimables gambas al ajillo acompañaron a los simpáticos moluscos bivalvos.
Todo ello regado con el rico "Basagoiti" y culminado por las distintas tartas de nuez y de almendra y unos ricos "Huesos de San Expedito" con que nos obsequiaron.

La cena estuvo amenizada en buena medida por los relatos de "Ayawasca" relativos a sus andanzas cuando niño por tierras zamoranas, los singulares acontecimientos en que se vio envuelto... y de cómo se desenvolvió. Desplegó ante nosotros un muestrario de travesuras*, de muchas de las cuales guarda imborrables recuerdos... en forma de cicatrices varias.
Sus relatos fueron muy celebrados por Carmen, Pilar y Geni, que ocupaban las posiciones más próximas a la de Pepe.

En el plano musical, pintaban sikuris. La alineación: Chema, Peli, Ayawasca y Tiahuanaco era propicia para ello. Como de costumbre, sonaron los grandes clásicos del género y algunas piezas que hacían su aparición por primera vez. Todo ello estuvo excelentemente acompañado por la sonora guitarra de Juan Luis y los torpes esfuerzos con el charango de quien esto escribe.

La parte lírica recayó una vez más en Carmen, que sigue en su lucha con los tonos "asquerosos" en que se mueven los temas que solemos tocar.

Agradeciendo la pericia y la profesionalidad de Jose, Marino, Blanca y todo el personal de "La Posada Blanca" (y su rocosa capacidad de aguante...) nos fuimos dispersando a eso de las dos y pico de la mañana.


* He estado buscando en Internet la versión que hicieron los Simpson y no la he encontrado. Sigo buscando

sábado, 21 de enero de 2017

DE LOS ANDES AL AMAZONAS. Arte popular y curiosidades de América del Sur



Nuevamente (aunque esta vez en Oviedo), tendremos la oportunidad de contemplar la colección de recuerdos personales de Jose Mª Fernández Díaz Formentí, objetos traidos de sus viajes por América del Sur durante 37 años.

Esta muestra podrá verse en la Antigua Plaza de Pescado de Trascorrales (rehabilitada por cierto maravillosamente para este tipo de cosas, mirad la fotografía) desde el 24 DE ENERO al 5 DE FEBRERO. Entrada libre y gratuita, gracias a la promoción y organización de la Universidad de Oviedo, al Ayuntamiento de la ciudad y a la Asociación de Estudios Americanos del Principado de Asturias.



Muchos de nosotros tuvimos oportunidad de ver en Gijón, concretamente en el CMI de El Coto (año 2014), una exposición anterior que quedó reflejada convenientemente en este blog.
Ahora volvemos a tener oportunidad de verla, ampliada con alguna pieza más (desde la colección de El Coto, hay un par de viajes más a Bolivia y seguramente la sala del centro municipal se quedó pequeña). Particularmente a mi me parecieron dignos de ver todos los textiles andinos y unos cuadros neobarrocos de estilo colonial cuzqueño (me encantan). Pero hay máscaras, réplicas de cerámica preincaica, instrumentos musicales, vasijas, atuendos ceremoniales, etc...


También hay una parte de la exposición dedicada a objetos de historia natural que es muy interesante.

Asociado a todo lo anterior, habrá dos conferencias apoyadas con diapositivas que impartirá Chema, una en el lugar de la exposición (día 27 de enero) y otra en el Aula Magna del edificio histórico de la Universdad de Oviedo (día 3 de febrero). Ambas a las 19:00h



domingo, 15 de enero de 2017

Ecos de la juntada de enero de 2017

Se celebró el sábado, día 14, la quedada correspondiente al mes de enero de 2017

A pesar de las inclemencias del tiempo, la asistencia fue nutrida.

La actividad musical anterior a la cena fue bastante escasa.

La cena, excelente, como es habitual. Había existencias de los sabrosos mejillones de la "Costa da Morte" que algunas veces están disponibles.
También desfilaron por la mesa unos sabrosos chipirones "afogaos" (SIN pico... Gracias, Blanca) y una generosa ración de pollo al ajillo. Acompañaba a todo ello una fuente de patatas bien fritas, y de las de verdad. Nada de esas patatas congeladas y prefritas.
Acompañaba al condumio el vino que nos suelen poner estas últimas veces (y que no es Chitón, sino Basagoiti).
Y bueno... tan tranquilos estábamos cuando Juan Luis decidió molestar a la mitad de la mesa levantándose para ir al baño. Luego nos enteramos de que, el muy ladino, había aprovechado el momento para acercarse a la cocina y pedir un par de raciones de gambas al ajillo que encantaron a todos los presentes. Acertada decisión, Juan.
A los postres, casi todo el grupo se decantó por alguna de las tartas que nuestros anfitriones elaboran con maestría. Tanto la tarta de nuez como la de almendra (y hasta el carajillo con nata) merecieron grandes elogios.

Como siempre que estamos en el piso de arriba*, la cena fue servida por nuestro amigo Jose, con su habitual derroche de simpatía y amabilidad. Como sabemos que él lee estas líneas, aprovechamos para saludarle y agradecer sus atenciones. Y otro tanto al resto del personal, que tantas deferencias tienen para con nosotros.

Bueno. Como de la panza sale la danza, después de cenar (y ya con los gin-tonic sobre las mesas) atacamos (¿o "atacameños"?) una nutrida selección de músicas andinas.
No puedo dejar de hacerme cruces respecto de la versatilidad y el buen hacer de Pablo Gonzalvo. Se sabe miles de canciones (pero enteras, ¿eh?) y lo mismo le da a la quena que a los sikus, el charango y hasta a la guitarra, si se tercia. Su interpretación de la "chacarera de las piernas" fue antológica.
En su ayuda, sobre todo para el tema de los sikus, acudieron Jose Valle, Jose Luis ("el Peli") y Chema, que también nos acompañó, derrochando música y esa honda sabiduría que él tiene acerca de todo cuanto tenga que ver con los Andes y sus manifestaciones culturales.

En las cuerdas, Juan Luis se encargó de suplir con su calidad nuestras carencias. Que son muchas, singularmente en el tema de las voces. Y para una voz bella -la de Carmen- que tenemos, la forzamos a entrar en unos tonos "asquerosos" donde le cuesta llegar. Con esfuerzo y todo, su aportación mejora sensiblemente el apartado vocal.

En cuanto al repertorio, los extensos conocimientos de Pablo lo han extendido ampliamente. Y así se interpretaron clásicos de Los Incas, Facio Santillán, Inti Illimani y mucho otros temas de esos que todos conocemos, pero que no son nada fáciles de interpretar.


A eso de la una y media se marcharon Pilar y "Peli" y a eso de las dos, Geni y el que esto suscribe. La quedada continuaba.