PRÓXIMA QUEDADA: ¿VIERNES 15 DE DICIEMBRE?

sábado, 5 de agosto de 2017

ECOS DE LA QUEDADA DE AGOSTO



La temporada del bonito del norte nos puso en bandeja la oportunidad de celebrar ayer, día 4 de agosto, una de las quedadas que personalmente más disfruté. El lugar, de nuevo, fue la casa de nuestro anfitrión, Inca Paz. Allí acudimos los incombustibles Jose Luis, Pilar, acompañada de Alejandra, Pepe, Chema, Pablo, Juan Carlos, Elena, Jose y yo misma.

Como casi todos sabéis, el hermoso túnido viaja mucho pero al igual que “la gente bien” de antes, elige el norte para veranear. Así que, si hace unos meses contaba yo las excelencias del oricio en otro post, en esta ocasión para quién no haya comido un bonito en temporada por estas tierras, le sugiero encarecidamente poner remedio a su mal a la mayor brevedad posible. Es un manjar.

La parrilla en esta ocasión fue preparada  por Juan Luis. El bonito rondaba los 4,5 Kg siendo Jose el encargado de prepararlo y aderezarlo a su personal criterio. Estaba riquísimo ¿verdad? El chico se llevó los aplausos del respetable.

Pero también llevamos carne para esa parrilla, igualmente tierna y sabrosa. Y la huerta de Jose Luis “El Peli” nos proporcionó unos tomatitos cherry y unos pimientos del padrón que “non picaban, non” y que estaban riquísimos pasados por esa parrilla güena. Mencionar igualmente un par de ensaladas y un pedazo melón de no sé si… ¿ocho kilos?, que Pablo añadió a la bacanal para todos. Hubo mucho vino y licor y orujo.  Pero abrir las botellas fue cosa curiosa. No sé qué artilugio endemoniado había por allí, pero dejaba todos los corchos dentro de las botellas, un misterio sin resolver. La tarta...ejem ejem, sobre lo de la tarta mejor que escriban  Elena y Juan porque a mi me da la risa. Una llamada telefónica los puso en alerta máxima y acudieron al evento “in extremis” (pensaban que la quedada era de sábado y ya salían de casa dispuestos a disfrutar de la música y el colorido de un desfile de gaiteros  bretones, gallegos, ingleses y cómo no, asturianos haciendo patria).

Pues como de la panza sale la danza o eso dicen algunos, lo siguiente a la cena fue un desparrame musical “a todo alcanfor” que empezó al aire libre en la terraza donde habíamos cenado y terminó en el interior de la casa, debido a un orbayu traidor. ¡Ay, amiguinos, quién dijo miedo! Despliegue habitual de músicas andinas, quenas, bombos, guitarra, charango, sikus…Los temas, los de siempre, los que nos gustan o nos acordamos. Cansa el Inca de darle a la guitarra, porque es un no parar. Pero muere matando. El compresor, nuestro Pepe, a quién ya echábamos de menos, a lo suyo, soplando esos tubos gigantes como si tal cosa. El cabruñador por excelencia, señor Valle, incombustible y muy feliz. Un Juan Carlos enorme pero humilde porque le da la gana con esa magistral forma de tocar. Elena cantando, las nubes se levantan. El Peli con su siku y su charango. Chema con ese arsenal del que siempre me aprovecho, pero esta vez portaba también un bombo precioso, pequeño, de una sonoridad increíble. Pablo, otro incombustible a la quena con repertorio para rato. 
Gracias a todos y nos vemos en la próxima.

6 comentarios:

  1. Era una tarde como cualquier otra, ellos habian asumido la no asistencia al evento túnido del verano(bueno, verano, verano...)tras unas cuantas sesiones de yoga y mindfullnes. Tratarían de sobreponerse asistiendo a otros eventos musicales en la Villa de Jovellanos. Súbitamente, el teléfono comenzó a recibir mensajes en los que se les comunicaba la viabilidad de la asistencia a tamaña fiesta para los sentidos; de inmediato ella puso en marcha la logística necesaria: Primero había que localizar al maestro pastelero y proceder al encargo de tremenda tarta Charlota, tarta que sería entregada,recien hecha, el sábado por la mañana, sería el postre de la cena... del sábado. Relajados y satisfechos se disponian a disfrutar de los sones de bardos y gaiteros venidos de otras latitudes cuando sonó el movil, al otro lado del hilo telefónico una voz femenina interrogaba," oye, dime la dirección de casa para pasar a recojeros, llegaremos en unos minutos", ¿?, él, sorprendido, le pasó el auricular a ella, "¿cómo que unos minutos?, ¿hoy? ¿ahora?,pero si el evento es mañana¡. Ahh¡ que no, vale,vale, hasta ahora. Improvisar era el lema de esta pareja de agudos agentes. Si no hay charlota, habría bulgaro y orujo... ¿Qué sería la vida sin el peligro .... Poyana esperaba, allá iban...

    ResponderEliminar
  2. Así fueron las cosas, o eso creo, que estuve absorto detrás de la guitarra y no me percaté de casi nada.-
    Se echó mucho de menos a Eladio y su canción del verano (hit parade por mucho que nos pese)

    ResponderEliminar
  3. La verdad que yo tambien lo pase podre. De hecho, creo que olvidé los instrumentos inconscientemente para tener una excusa para volver...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Instrumentos? ¿Qué instrumentos? Yo no veo nadaaaaaaaaaa ;-)

      Eliminar
  4. Enorme envidia de una quedada tan memorable en lo gastronómico (y seguro que también en lo musical). Yo sé cómo prepara el bonito don Jose (y si Juan Luis asiste al palo con la parrilla, tiene que ser todo excelente)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos no se nos quemó nada, lo cual tiene mérito.

      Eliminar