PRÓXIMA QUEDADA: 14 de Octubre, Bar el Pilar - Deva (Gijón)

lunes, 10 de abril de 2017

Ecos de la quedada de Abril de 2017

Se celebró el sábado, día 8, la quedada correspondiente al mes de abril de 2017.
El marco incomparable que nos acogió esta vez fue la "casita" de Juan Luis, enclavada en el lugar conocido como Poyana (no quiero chistes). 
La casa, una cocada y el entorno, una maravilla.
Pero... ¡Ay de nosotros para llegar!!! Menudo lío. Varios de nosotros nos perdimos y alguno... alguno terminó parando cerca de Villabona 😥 (fui yo) Hay que reconocer que la ubicación del sitio derrotó a casi todos los navegadores con los que nos sentíamos tan sobraditos...

La verdad es que, una vez encontrado el recóndito sitio estuvimos encantados y lo pasamos de maravilla.
En esta ocasión, las viandas y los líquidos fueron aportados por los asistentes. Así por encima, y sin ánimo de ser exhaustivos, podríamos mencionar:
- Una inmensa tabla de embutidos ibéricos variados, a cual mejor.
- Ensaladas elaboradas por nuestro chef THC
- Empanadas de cecina y queso, y otra de picadillo, excelentes
- Un par de tortillas elaboradas por el anfitrión, que perjuraba que eran las primeras que hacía (pero no se lo creímos, porque estaban de cine)
- Y unas increíbles tartas de la acreditada confitería de Salvador, en Gijón, que hicieron las delicias de los presentes, en especial, de las encantadoras niñas de Belén y Pepe.
Todo ello regado con vinos y sidras y similares.
Así que nos pegamos una "fartura" de las que hacen época.

En el apartado musical, más o menos la línea habitual, si bien Pablo sacó de su magín nuevas piezas que añadir a su ya dilatado repertorio y nuevas estrofas que añadir a la singular "Chacarera de las piernas"

Y con quenas, zampoñas, guitarras, charangos y bombos se nos fue pasando la tarde hasta la caída del sol, que nos fuimos pirando poquito a poco.



3 comentarios:

  1. Fue un enorme placer acogeros en mi "casita de papel". Lo cierto es que nos pusimos morados a comer y beber (cuando me metí en la cama, juro que veía doble)
    Lástima de lo complicado de su ubicación... y eso que me hinché a dar detalles y mapas de cómo llegar; el único que llegó a la primera fue Pablo y gracias a él las tortillas salieron como salieron (fue él quien les dio la vuelta, es algo que siempre se me atasca)
    En el apartado musical, la verdad es que no hicimos grandes aspavientos (y eso que vientos era lo que había a dolor)
    El clima acompañó (vaya que si acompañó) a pesar de que las pitufitas decían tener frío.
    La reunión me gustó, siempre tuve ganas de tener un sitio apropiado para invitar a gente a eventos similares, tal vez el ejercer de anfitrión (por vez primera) me atenazó bastante, pero hay que perder la virginidad alguna vez ... o no.
    No llevo mucho tiempo en esa casa y lo tenía todo manga por hombro, por cierto, por mucho que insistáis el laurel real ("Prunus lauroceraso) va a pasar a mejor vida, teniendo ese nombre tan rimbombante está sentenciado, no quiero realeza en mi casita de pueblu.
    Estuvo bien la idea de mover las mesas, sillas y sombrillas, para sucesivas ocasiones será la ubicación ideal (cabrones... seis horas colocándolas, jajajaja)
    Luego la conversación y compañía se tornó muy amena, la única deserción (temporal) fue la de Pablo que se empeñó en ver el partido de fútbol (jamás entenderé semejante afición a ver a 22 mancebos en pantalón corto corriendo detrás de una pelota)
    A eso del crepúsculo, las unidades se fueron retirando, casi rayando la oscuridad y supongo que la vuelta a casa fue menos complicada. Sigo preguntándome que coño hacía Eladio en Villabona (lo de que sales con paro y un montón de amigos, es una leyenda urbana)

    ResponderEliminar
  2. Pues nosotros, siguiendo tus indicaciones, llegamos bastante bien. El google maps nos terminó de ayudar y nos llevó a Poyana sin mayor problema, en serio lo digo, salvo que no veíamos la casa ni pa dios.
    Una vez allí y con el día que pillamos de sol, yo estaba encantada (soy adoradora y fan del sol y me importa un pimiento si se me cae la piel a tiras).
    Por otra parte, hacía mil años que no jugaba yo a eso de "una dos y tres, pajarito inglés" jajajajaja. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  3. Puntualización: Las tartas eran de la confitería SEBASTIÁN. (Querido amigo y sensacional confitero)

    ResponderEliminar