PRÓXIMA QUEDADA: 14 de Octubre, Bar el Pilar - Deva (Gijón)

martes, 20 de diciembre de 2016

Ecos de la quedada de diciembre de 2016

Se celebró el domingo, día 18, la quedada correspondiente al mes de diciembre.
Fuera de las corderadas, era la primera quedada que se celebraba a la hora de comer.

Gracias a ello pudimos disfrutar de nuevo de la compañía de Yenny y de Hilary, las hermosas niñas de Belén y Pepe. No se me ocurre la manera de encarecer más el comportamiento de estas niñas. Llegaron a eso de las dos de la tarde y estuvieron hasta pasadas las siete sin una queja, ni un grito, ni un ruido... absolutamente encantadoras las dos.

En cuanto a la comida, también hubo cambios. El menú del domingo de "La Posada Blanca" nos pareció atractivo y decidimos pedirlo. Las raciones, muy abundantes, permitieron que cada uno pudiera probar casi todos los platos del menú. No obstante, y sin conocer a fondo la opinión del resto de los asistentes a la quedada, me aventuro a decir que personalmente me parece preferible el "picoteo" habitual de las cenas a este menú festivo. El precio, razonable, si bien hay que advertir que en las cenas tomamos vino Ribera del Duero o Rioja y el del menú era inferior.
Creo que tampoco miento si digo que en cuanto al servicio se echó de menos la profesionalidad y el saber hacer de Jose, que bastante tenía el hombre con ocuparse del piso de arriba, lleno de clientes.

En el apartado musical, la tarde era propicia para las sikuriadas. Ayahuasca y THC se dieron unas soberanas palizas de soplar el arsenal de "cañería" que portaban. Por allí desfilaron los grandes clásicos de los sikuris y algunas piezas de corte más moderno, en tanto que Juan Luis se desdoblaba en el charango y la guitarra.

También acompañó a Carmen en varios temas en los que ella tuvo que esforzarse por encontrar acomodo para su voz en los tonos ("asquerosos") en los que solemos "cantar" los tíos.

Al terminar, Jose, nuestro camarero preferido, se acercó a saludarnos y a desearnos Felices Fiestas, lo que desde aquí queremos hacer extensivo a todo el personal de La Posada Blanca y, ya puestos, a todos los lectores de este blog