lunes, 3 de diciembre de 2018

Ecos de la quedada de diciembre

Se celebró el día 1 de diciembre la esperada quedada en la Posada Blanca. Afluencia casi plena: Eladio, Vidal, Pepe, Pilar, El Peli, Jose Valle, Carmen, Pablo, Chema y un tal incapaz.
Como dice algún aylluíto "viento a dolor"
Fue bienvenida la participación de Vidal, algo de ayuda con las cuerdas siempre viene bien, tiene la "magia" del boliviano, particularidad que no se aprende, se nace con ello.
La verdad es que no estuve muy inspirado, quizás tenía algo de cansancio con temas domésticos y mecánicos, amén de las puñeteras agujetas de tanto exprimir las maracas llaneras (que dicho sea de paso estoy disfrutando como un verderón)
Salieron a relucir muchos temas, en ocasiones varios a la vez.... con lo que no sabía a qué cuerda quedarme (nunca mejor dicho)
Entre que tenía las uñas amputadas, el charango desafinado y la "vieyera" acentuada, no anduve nada fino y estaba más bien refunfuñón, así que mis disculpas por la yerma aportación.
El resto, huy.... el resto creo que se lo pasaron cañón, Pablo ya andaba tarareando canciones en la cena, síntoma inequívoco de que necesitaba una quedada como yo quitarme 10 años. Carmen lo disfrutó como una india, Jose a lo suyo, bastante recuperado de sus miasmas (tanto que se empeñaba en beberme el vino, jajajaja) Eladio multidisciplinar, tarkas, anatas, guitarra, charango, Chema en el limbo de los justos dándole duro al bombo y alguna aportación lejana (estaba al otro extremo de la mesa y estoy quedando sordo) de el Peli.
Los comensales adyacentes huyeron despavoridos tras las primeras notas de las tarkas, no me extraña, supongo que el Peli hubiese hecho lo mismo si no fuera porque le encerramos al fondo de la mesa sin posibilidad de escapatoria.
Así pues fueron desfilando los temas, no uno tras otro, sino a veces varios a la vez, incluso los mismos pero cada cual empezando por la mitad, por el medio, por el final, por la introducción, etc
A los corderos (léase los que pulsan las cuerdas) nos traían medio chiflaos y a mitad de la quedada tuve un "soroche", son cosas inherentes a este tipo de quedadas, no hay mal que por bien no venga.
Cosas bonitas sí que salieron, partiendo de ser un grupo de amigos con una afición común es suficiente.
Y así dejo paso a los pertinentes comentarios y puntos de vista de los diferentes aylluítos participantes, tan necesarios y bienvenidos.

Ups, se me olvidaba mencionar a Pepe que como estaba de guardia participó plenamente sin menoscabo de las espirituosas y a pleno rendimiento con ese par de zeppelines que tiene por pulmones.

4 comentarios:

  1. Bien por la quedada de este mes. Fue muy fructífera con todo ese montón de canciones que nos llevamos a casa (¿8.000?), también la presencia de Vidal al charango.
    Cena y ambiente proclives a la diversión. Efectivamente, lo pasé genial.

    ResponderEliminar
  2. 8.327 según mi recuento. 18.327 según los manifestantes y 327 según la policía local.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajj, qué bueno. Hay unas ocho mil y pico, si

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar