Próxima quedada: 18 de diciembre (en principio)

jueves, 20 de noviembre de 2014

Visita a la exposición de Chema. Centro Municipal del Coto

Hoy estuve visitando la exposición de objetos de la colección de Chema.

Tiene cosas impresionantes. Del altiplano, de la selva, de Ecuador... de todo. Una maravilla.

Me he traído algunas fotos (están hechas con el móvil y de mala manera, así que ruego mil perdones...) Para bajar una amplia colección de fotos de la exposición, pulsa AQUÍ

Van algunas de ellas:

Uno de los elementos más interesantes, y el que nos recibe en cuanto nos asomamos a la exposición es esta máscara de diablada. Yo creo que está hecha de estaño  escayola De estaño escayola, de pintura y de imaginación. Si ir más lejos: Cuando uno se fija bien en la esfera transparente rellena de un material plateado, puede leer con toda claridad la inscripción: "100 W"



Hay también -cómo no- instrumentos musicales: Un charango de quirquincho y unas zancas (creo) de buen tamaño

Hay también tallas en madera. Me llamó la atención este sikuri, con los graves a la izquierda, al modo occidental...


Pero, "amigüitos".... lo que me mató fueron las telas. Hay verdaderas maravillas. Chucllos, ponchos, aguayos y mil una telas maravillosas. Aunque a mí me dejaron de piedra dos telas con una serie de animales tejidos que son, por una parte, prueba de una imaginación y un sentido plástico desbordantes... pero por otro lado me parecen de una dificultad técnica inenarrable. Se debe tener en cuenta que la tejedora (ambas telas han sido tejidas por mujeres) debió efectuar una planificación exacta de cada uno de los puntos, pues los motivos no se repiten ni una sola vez (no se trata del típico tejido de Paracas que repite hasta la saciedad el mismo motivo)
Voy a soñar en rojo y negro...


Detalle de una de las telas que menciono en el párrafo anterior. 
¿Verdad que recuerda a los dibujos de Escher?
Artículo profundizando en estas telas y las mujeres que las tejen, AQUÍ


Vista general de una parte de la exposición. Los cuadros, imitación de la escuela colonial peruana son bastante prescindibles. Las telas, no.


 Hay muchas más cosas que ver, pues la exposición merece muchísimo la pena.
Muchas gracias a Chema y a quienes se han encargado de gestionarla


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada