sábado, 29 de septiembre de 2018

D.E.P. MILTON ALBÁN ZAPATA, fallecido el pasado 15 de agosto



Alertados por el comentario anónimo de una persona a la que agradecemos mucho su aportación en este blog, nos enteramos de la triste noticia del fallecimiento durante este verano de D. MILTON ALBÁN ZAPATA, gran luthier afincado en París, famoso sobre todo por la belleza y calidad insuperable de sus quenas.

Con el máximo respeto y admiración que le profesamos, reproducimos aquí las palabras que su primo ha tenido a bien compartir públicamente en su página de facebook. Descanse el paz, maestro.

"A mi primo Milton
Ha partido hacia la eternidad, desde su París lloroso sin aguacero, golpeándonos tan fuerte el corazón, Don Milton Albán Zapata.
A quienes tuvimos el honor de conocerlo y apreciarlo, nos ha dejado un ejemplo hermoso de vida digna, sincera y de lucha por los ideales. Su memoria permanecerá en nosotros, en nuestros hijos y nietos.
A mediados del siglo pasado, Milton emigró a Argentina, allí se embarcó rumbo a este viejo mundo, arribando a puerto español. Pasó un tiempo en Madrid y luego vino a París, donde se radicó, formó su familia, trabajó duro, estudió, hizo música y triunfó, permaneciendo fiel a sus ideas y convicciones.
Lo conocí personalmente en 1981 en su hogar de París. Ha sido mi maestro en muchos aspectos. En París y en Carboneras, donde él veraneaba, forjamos nuestra amistad en innumerables tertulias: nos contábamos nuestras cuitas, después de comer un cevichito, un sudadito o un lomito saltado; también tocábamos guitarra y le cantábamos a la vida y al amor.
En París lo conocían como Zapata, el músico: tocó y cantó con muchos grupos de música latinoamericana, entre otros, con el famoso trío “Los Machucambos”, el lutier: fabricaba y afinaba instrumentos andinos de viento (quenas, zampoñas), el guitarrista: acompañaba y daba clases de guitarra, el amigo: mucha gente en París se honraba con su amistad.
Ahora ya estarás tocando y cantando en el escenario de las estrellas celestiales.
¡Descansa en paz, querido primo!"
(Jose Andrés Albán Juárez)

Reiteramos nuestro agradecimiento a la persona que tan amablemente nos ha aportado esta información.

2 comentarios:

  1. Una gran pérdida para todos los que amamos esta música. Lo conocí en 1981: recién acabé COU viajé a conocer París y me propuse conocer también a Zapata y comprarle algunos instrumentos. Me pareció una persona agradable y atenta, apasionada con sus instrumentos, y recuerdo muy agradable mi conversación con el. Le compré una quena y un siku, que me dedicó así "Para José María, por el amor y entusiasmo que pone a nuestra música. Zapata". Era una gran verdad: aunque como ejecutor de instrumentos uno tiene las limitaciones que tiene y nunca conseguí tocar dignamente ninguno, lo que si es cierto es que amo profundamente esta música y me entusiasma, habiendo condicionado mi vida, pues a través de ella descubrí América del Sur, sus gentes, naturaleza y cultura.
    Los instrumentos de Zapata siempre tuvieron un prestigio extraordinario. Los mejores instrumentistas siempre recurrieron a él, y los mejores grupos. Su magnífica afinación y sonoridad los hará ser unos "Stradivarius Andinos". Desde hace muchos años los podemos escuchar en multitud de discos grabados por grandes conjuntos, en conciertos, ensayos, etc, y es sin duda la forma en que Zapata sigue y seguirá vivo entre los amantes de la Música Andina. DEP.

    ResponderEliminar
  2. Un bonito recuerdo para uno de los grandes, sin duda alguna. Su hija me ha comentado de la enfermedad que lo atenazó en los últimos tiempos. No deja de sorprenderme la falta de información que hemos tenido al respecto. El mundo de la música andina y sudamericana le debe un homenaje.

    ResponderEliminar