Próxima quedada: 18 de diciembre (en principio)

domingo, 7 de junio de 2015

Ecos de la juntada del mes de junio de 2015

Se celebró la juntada correspondiente al mes de junio.

La asistencia fue menos nutrida que en últimas ocasiones, pues a la llamada de la música que nos gusta acudimos: Belén y Pepe, Marisa y Carba, Marián y Juan Cánovas, Pablo (Poli), Marta por primera vez y "argentina", Juan Luis, Julia y el que esto suscribe, luego más tarde y ya después de la cena se incorpora José Valle. 

Cuando llegamos, al filo de las 20:30 h. ya estaban esperando Marián y Juan junto con Marta y Poli. Comenzamos a tocar algunas zambas y ya se fueron incorporando poco a poco el resto de miembros. Eladio envía un mensaje disculpándose por la no asistencia, creemos debida a una indisposición Blaugrana (hoy se jugaba el Barça, el triplete). 

En la cena, como comenta Eladio asíduamente, los grandes clásicos: Tortilla de patata, chipirones afogaos (no sé si con pico o sin él...), pollo al ajillo, croquetas, patatas tres salsas y morcilla de Matachana. Vino: El infaltable y evaporadizo "Chitón". Como siempre y reitero las palabras de Eladio, con un Jose sencillamente estelar, pendiente hasta de los mínimos detalles y haciéndonos agradable la estancia y la degustación de las ricas viandas preparadas por Blanca y su equipo de cocina.

Ya después de la cena, seguimos dándole a las zambas, cuecas, con los recitados de nuestro querido compañero Poli, al cual le agradecemos y algún que otro tema andino. Destacar los temas interpretados por Pepe y Jose Valle a los sikus, estaban imparables, como nunca, Pampa lirima, Sikuri, Recuerdos, Titicaca, fueron algunos, también se escuchó a las quenas, Alma guaraní, Guaren, etc...

Sobre las 00:15 h., nos ausentamos de la reunión, pues había que cumplir con don trabajo. Suponemos que los demás aguantarían todavía, un par de horas más.

Comentaba Marián, si sería posible que la juntada de julio fuera el segundo sábado, entendemos que no existirá problema. 

1 comentario:

  1. Fue una quedada poco concurrida, se echó de menos a mucha gente y para rematar llevé un ronroco perfectamente desafinado, lo que sumado a la "artrosis curricular" que arrastro ayudó a "ejecutar" algunos temas, menos mal que Pepe y Jose me tapaban con el viento, si no el desastre hubiese sido digno de expulsión inmediata, jajaja. El personal de la Posada, para variar, impecable. Retiramos sobre las 2 de la mañana, así que exprimimos (algunos) la reunión (eso es masoquismo) Gracias a Juan por los cancioneros, os recuerdo que llevé un lápiz con unas 4.700 canciones para que rulen.

    ResponderEliminar