Próxima quedada: 18 de diciembre (en principio)

domingo, 19 de enero de 2014

Ecos de la juntada de enero

Se celebró ayer, día 18, la juntada correspondiente al mes de enero de 2014.

Aunque al principio parecía que iba a ser poco numerosa, la asistencia fue aumentando hasta hacerse bastante nutrida.
Asistieron: Marisa y Carba, Julia y Tony (Incahuasi), María José y Pepe, Belén y Pepe (Ayahuasca), Marián, Jose Valle, Enrique, Manolo y Geni y quien esta reseña perpetra.

Antes de la cena ya estuvimos tocando algo, para regocijo de los clientes de La Posada Blanca.

La cena, en la línea habitual, aunque poco a poco vamos explorando la carta. No faltaron las tradicionales patatas semáforo. Hay voces que sugieren su elevación a la categoría de plato imprescindible de las quedadas.
Por la mesa desfilaron también los mejillones a la vinagreta muy buenos, un lacón que estaba muy rico, los tradicionales chipirones "afogaos" (muy buenos, aunque encontré alguno que tenía el pico sin quitar) y un pollo frito que ríete tú del de Kentucky...
Para terminar, los postres. Flanes caseros, arroz con leche (estuvo mejor en otras ocasiones) El nivel general de la cena, bueno, como siempre.
(Sin ánimo de hacer la pelota saludamos desde aquí a la Dirección y trabajadores de La Posada Blanca, que sabemos son seguidores de este blog... ;-)
El vino, Chitón, pero nosotros ni caso. Eso sí, se sigue evaporando muchísimo. Debe de ser por la calefacción. No tiene otra explicación.

A la hora de pagar hubo algún descuadre. Aunque la cuenta estaba bien hecha (lo juro por la calculadora de mi smartphone) debió de haber algún despiste a la hora de recoger algún cambio. Se solucionó sin mayor problema, pero se echó de menos a Juan Cánovas, quien quedada tras quedada realiza a la perfección ese cometido.

Después de la cena atacamos sin piedad a cuanto tema andino o sudamericano se nos pasó por la cabeza. Le dimos a degüello y sin descanso. No tocamos bien, pero sacamos fuera adrenalina para todo el mes.... Vimos a Manolo muy habilidoso con el charango (no suele prodigarse en este campo). No sabemos si tendrá algo que ver, pero la asistencia de Manolo coincidió con la reaparición (tímida, eso sí) de las conocidas canciones obscenas y procaces (Se echó de menos a la "perrita pequinesa"...)
Pepe (Ayahuasca) demostró una vez más su poderío con los sikus, de los que extrae un sonido profundo y potente. Y eso que estaba resfriado y no podía soplar como quisiera


La juntada demostró ser de largo recorrido y nos costó trabajo retirarnos, cosa que hicimos más allá de las dos y media de la mañana.

La próxima juntada quedó fijada para el el día 22 de febrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada